La clínica de la historia.

Detrás de cada paciente hay una historia, asistimos a la develación de la enfermedad a través de la historia, sin embargo, casi nunca escuchamos, pocas veces observamos y como resultado tenemos un éxito limitado a causa del desinterés en las historias que nos cuenta el enfermo.

 

La enfermedad es una manifestación fisica de lo que esta ocurriendo en el plano emocional, no es por medio de la desvinculación de ambos planos como se llega al diagnostico.

No existe enfermedad que no se agudice, ante sucesos repetidos o extraordinarios, incluso el dolor, constituye la alarma fisica de eventos traumaticos o repetitivos.

El conocimiento de las funciones organicas, es indispensable para el diagnostico, pero la reactividad organica ante esos sucesos es poco tomada en cuenta.

 

Durante un viaje de Estudio a China, me parecio impresionante ver la confianza que el paciente tiene en el Médico, el paciente es capaz de someterse a cualquier tratamiento, por tortuoso que este sea, aún si no da el resultado esperado,el paciente acude una y otra vez a sus terapias y consultas.

 

Para el Médico Occidental estó resulta shockeante, ya que algunos tratamientos involucran, la cauterización, la punción, la escarificación y muchas otras tecnicas que son dignas de asombro.

 

Pero...¿Por que el paciente Oriental soporta todo estó tan estoicamente?

Me detuve a pensar esto durante largo tiempo, cuando nos cuesta entender algo recurrimos a muletas mentales, como explicarlo a través de su cultura, así son ellos, les gusta sufrir, son unos barbaros, etc...

 

Luego de un tiempo concluí, que el paciente está seguro de que el Médico conoce su historia, la conoce a través de escucharle, de palparle, de sentir sus pulsos, de observar la forma en que camina, la expresión de su mirada, la urgencia de su respiración, aún antes de que desfilen radiografias, tacs, electros y análisis, el Médico sabe la historia del paciente, se le revela como un hecho que el paciente no puede ocultar, sus manos, sus arrugas, sus ojos, revelan su sufrimiento,el paciente sabe, que el único modo de aliviar su sufrimiento es regresar al principio, por eso se somete al tratamiento en forma de expiaciones (acá en occidente también tenemos tratamientos en forma de expiaciones, no se confunda el lector y crea que somos menos barbaros) el paciente sabe que es necesario sufrir en sentido inverso, invertir la historia, regresar el camino andado.

 

¿Pero es la historia capaz de modificarse? ¿Se puede regresar por el camino andado? ¿Se puede retroceder en el camino de la involución organica? ¿Se puede modificar el futuro de la enfermedad, desde la historia?

 

Ellos creen que sí ellos, los otros, los que son mas antiguos, creen que es posible, que es posible sanar, no solo modificar y acallar la sintomatología, que a fin de cuentas es la expresión artistica de la historia, la expresión material de sucesos inmateriales, es posible cambiar el futuro, el destino nó existe, porque el camino lo hace el que lo camina....

 

Brenda Rodríguez.