CAOS TERAPÉUTICO

Hace poco mientras observaba el contenido de un grupo de WhatsApp, me percaté de las recomendaciones que algunos "profesionales de la salud" se daban a diestra y siniestra respecto a una patología particular.

 

Tristemente vi desfilar una enorme cantidad de tratamientos, algunos con sustento y otros que no llegaban ni al empirismo.

Obviamente en el grupo hay de todo, desde enfermeros, terapeutas... hasta médicos. 

Todos en búsqueda de la solución milagrosa para los males que aquejan a la humanidad.

 

Las intenciones parecen buenas, sin embargo la intención no cura a nadie.

Nunca nadie ha sido sanado de nada con meras intenciones. Es decir la intención sin conocimiento es más peligrosa que la enfermedad. 

 

Además pareciera que en pos de resolver una patología (de la cual casi nunca se está bien documentado por lo que se desprende de las conversaciones) todo está permitido. Mientras más cosas se administren, es mejor,  aún cuando se tenga un nulo conocimiento de los efectos secundarios de algunos tratamientos, de las interacciones ya no medicamentosas sino el desconocimiento de la interacción fármaco- herbolaria, fármaco- suplemento o fármaco- sanador, ya que la iatrogenia por inoculación de ideas erróneas o tratamientos piñata también existe.

 

Lo que es peor, es ver que ninguno de los que pretenden administrar un tratamiento tiene una meta terapéutica. O sea no tienen un objetivo claro de lo que pretenden lograr con la implementación de sus tratamientos o remedios.

 

La utilización de múltiples técnicas aún cuando se traten de procedimientos que parecen mínimamente invasivos, holisticos o naturales, que se añaden uno tras otro sin el conocimiento de las interacciones, solo lleva, tanto al profesional como al paciente a algo que se conoce como "Caos terapéutico"

La enfermedad es en sí misma la pérdida del orden implicado en ciertas funciones o procesos que nuestro organismo ejecuta, cuando estos se pierden hablamos de enfermedad. Por lo que en búsqueda de restablecer ese orden adoptamos medidas dirigidas a ese fin. Por ello los multitratamientos nunca son la solución.

 

Es decir un profesional de la salud no es mejor porque en una sola cónsulta ejecuta desde pases mágicos,terapia neural, ozono, homeopatia, vidas pasadas, biodescodificación, acupuntura, naturismo y además sueroterapia. Es  mejor porque elige sabiamente y desde el conocimiento el tratamiento más efectivo para la condición del paciente.

Sí, menos es más, la cantidad no tiene que ver con la calidad.

Ya lo decía uno de los textos más antiguos de la medicina China.

 

Enfermedad difícil, cura fácil, enfermedad fácil, cura difícil. Ciertamente esta frase no tiene que ver con el remedio farmacológico, ni con la dieta, ni con la herbolaria, ni la nueva medicina germánica ni todo el cúmulo de terapias emergentes (que algunas ni a mote de medicina llegan aunque se hagan llamar así, pero ese es tema de otro post), tiene que ver con el raciocinio, la capacidad y la responsabilidad de elección de un tratamiento. El caos terapéutico es la consecuencia de no saber; nunca de saber más.

 

Brenda Rodríguez

Presidente en GIAB A.C

Escribir comentario

Comentarios: 0